York, una ciudad que no se olvida

York, una ciudad que no se olvida
¿Y por qué no visitar York en otra de nuestras actividades? ¡Pues también lo hicimos!
8:45 de la mañana del domingo y ya preparados en Oxford Road destino para quizá, una de las ciudades más bonitas de todo Reino Unido, York. Punto estratégico de la isla británica claramente marcado por su pasado romano, de vikingos y de religiones.
Primera visita, la catedral, "Minster", una joya arquitectónica tanto por su exterior como sus interiores y su torre-mirador; nada mal para empezar. Y desde aquí, a la atracción “Jorvik Viking Centre” donde en un recorrido en vagoneta se observa cómo los vikingos vivían en esta ciudad, y no sólo se ve… se huele, se siente, ¡se palpa en el ambiente! Una forma diferente, muy lograda y recomendable de acercarnos a aquella época.

  

Y desde aquí, nos íbamos ya a los jardines pero… Cristina tuvo interés en por qué había un parking tan cerca… ¡ah no! Nos estábamos olvidando de visitar la “Clifford’s Tower”. De hecho, Sara tenía tanto interés por las vistas que directamente se encaminó por el césped colina arriba, demostrando sus habilidades como chica scout que ya había avanzado con sus historias y cuentos en el tren. Sí, encontramos las escaleras y desde allí, foto y para abajo, que habíamos comido y un descansito nos vendría bien.
De nuevo hacia los jardines para relajarnos y ver “St Mary’s Abbey”. Llegamos y la pirámide humana es una clara muestra de lo cansados que estábamos. ¡Para nada! Queríamos seguir disfrutando y se ve en las caras… compañerismo, confianza, diversión y quizá ¿un poco de locura? Eso debieron pensar los demás, porque para nosotros fue un fantástico recuerdo más.

  

Tras las demostraciones de equilibrio, rumbo de nuevo al centro para pasear por sus bulliciosas y adoquinadas calles, perdernos entre sus estrechos pasadizos, músicos por aquí, mercadillos por allí y… ¿Qué tal aprovechar que aún nos quedan un par de horas y dirigirnos a un típico pub caminando por encima de las murallas romanas que rodean la ciudad? Let’s do it!

  

Y así terminó otro día en su curso de inglés… Sí, lo hacemos diferente, personal y de forma natural, porque aprender inglés con Ready to Manchester no es solo atender un curso viviendo en una residencia o familia, también es hacer amigos, enamorarte de una ciudad, de un ambiente, de una cultura, y si enamorarse es demasiado… ¡Sin duda, disfrutar!
Lo sabemos, ahora quieres saber más sobre nuestros cursos, contacta aquí sin compromiso; juntos elegiremos el curso que se adapte a ti, a tus necesidades, ya sea para mejorar tu conversación o redacción, inglés general o preparación para un examen Cambridge. Porque alomejor eres enfermero, profesor, estudiante o profesional, o alomejor no; simplemente dinos qué necesitas y nosotros haremos el resto.

 

Post Relacionados