El curso de Natalia, enfermera y bloguera.

El curso de Natalia, enfermera y bloguera.
Natalia, de rojo en el centro de la foto y estudiante del curso de inglés de enfermería de agosto de 2015 nos traslada su experiencia y testimonio en una extensa carta que reproducimos a continuación, y a la que al texto íntegro, añadimos algunas fotos y links.
Además, es bloguera, por lo que si os interesa leer más de ella podéis encontrar sus historias en: "Mis escritos"
¡Muchas gracias por dedicarnos tu tiempo y por toda la alegría y positividad que transmitiste al grupo!

Nombre: Natalia
Fecha de llegada: Agosto 2015
Mi experiencia:
Descubrí Ready to Manchester por un anuncio en Facebook. Estuve informándome y leyendo comentarios de personas que habían realizado curso de inglés con ellos. Al principio no me fiaba por todo lo que se dice de agencias falsas o que te timan por internet, pero decidí tirarme al vacío por un programa de inglés específico para enfermería que tenían. Consistía en dar clases de inglés general por la mañana y después del lunch las clases de inglés técnico.  Esto último lo daba Poddy, una gran profesora y persona que nos hizo descubrir cómo una clase puede ser igual de divertida que práctica.

Así pues, estoy segura de que es una de las mejores decisiones que he tomado hasta ahora en mi vida. Cuando llegué al aeropuerto, quedé con una chica que iba a hacer el mismo curso y con la que había contactado por Facebook también. Las dos estábamos muy nerviosas, nos animábamos la una a la otra sobre lo bien que iba a ir el mes y el curso. Al llegar a Manchester conocimos a otras dos chicas que iban con la misma empresa e hicimos buenas migas desde el principio. El taxi nos dejó en la que sería nuestra residencia, tuvimos problemas con el “Keykeeper” pues no nos entendía demasiado bien, pero gracias a otros residentes conseguimos aclararnos. Al entrar al apartamento encontramos cuatro habitaciones, cada una con su llave y baño propio, y una cocina y salón común. Por lo general no hubo problemas, quizás a algunas les faltaba material de cocina o estaba algo sucio. A alguna le dio el bajón, pues distanciarse de los seres queridos a veces cuesta y más cuando estás en un país extranjero “sola”. Encendimos nuestros teléfonos móviles con la tarjeta inglesa y una vez asentadas, nos fuimos a cenar algo por la zona; ya se dice por ahí, con el estómago lleno se piensa mejor!

Al día siguiente todo se veía desde otro punto de vista, más positivo y más soleado, fuimos a conocer Manchester y nos sorprendió gratamente, cómo esa ciudad que pintan tan fea por internet, gris e industrial, era totalmente diferente a nuestras expectativas. Un lugar que rebosaba de gente de diferentes culturas y razas. La mayoría de los “mancunianos”, muy simpáticos, te ayudaban en cuanto veían que estabas algo perdido. Pudimos también comprobar que la distancia al College no era mucho más de 10 minutos. Era perfecto pues así podríamos ir todos los días andando (y pudimos, pues el tiempo también
acompañó mucho a que pudiese ser así).

El lunes tomamos nuestro primer contacto con el College, nos dieron el libro, diccionario y demás y nos llevaron a hacer un tour por la ciudad. Descubrimos que también ¡había música everywhere! Tras esto, los profesores nos hicieron la prueba de inglés oral para finalmente dividirnos en diferentes niveles de inglés (aunque el nivel que te asignen no es el definitivo, puedes seguir avanzando y subir a superiores).
En las clases tienes la oportunidad de conocer a personas de diferentes países y con las que puedes llegar a tener conversaciones en inglés muy interesantes. Los profesores por lo general explican muy bien e intentan hacer clases dinámicas, además de aprender del libro. Esto también te hace conectar más con los compañeros, incluso con el propio profesor. El primer día además nos llevaron al People’s Museum, un museo un tanto distinto a los comunes, digamos que aprendes historia de una manera también divertida.

El mes fue pasando, las amistades se hacían más fuertes y el inglés cada vez más fluido. Como consejo decir que una de las claves es que da igual cuántos españoles te rodeen, hay que hablar en inglés la mayor parte del tiempo. Al principio puede resultar raro o vergonzoso, pero es lo que te hará subir escalones. Además de dar clases, las cuales acababan a las 15.30, también tuvimos la primera semana seminarios sobre la organización de los hospitales ingleses y cómo eran las entrevistas. Pilar, la enfermera que nos explicó todo aquello, nos contó su experiencia laboral y además dio algunos consejos para poder trabajar en Reino Unido.
Hay que decir también que no todo eran clases y seminarios, pues el Director de Ready to Machester, Jaime, quiso enseñarnos algunos de los lugares dignos de visitar de Manchester y de alrededores. Fuimos a Liverpool, York, a un riquísimo restaurante indio y a una típica hamburguesería.

El College también organizaba eventos así que fuimos a una bolera, donde quizás sobresalieron unos más que otros en el arte de los bolos, según se pudo ver en las puntuaciones, pero a pesar de todo fue muy divertido. También hacíamos Coffee Morning todos los lunes, se trataba de un desayuno por parte del Excel College en los que los alumnos disfrutábamos de los biscuits y el típico Tea, todo con la intención de que nos relacionáramos más con los alumnos y profesores. Los martes hacíamos el Conversation Club, yendo a cafeterías o teterías típicas después de clase, y donde conversábamos en inglés con los que asistieran, incluidos profesores. También había días para jugar al pin-pon, fútbol, y para salir de fiesta los viernes noche.  Por lo general la organización estaba genial y todo el mundo estaba muy contento con sus profesores y actividades. Así pues, la gente terminó creando una piña, la cual no se quería (ni quiere) separar.

Por supuesto, también fuimos a ver el MOSI (museo de ciencias muy importante y divertido en Manchester), se hizo una visita al Old Trafford (estadio del Manchester United) y se disfrutó mucho de las mejores cervecerías en el Sinclair, la cervecería más barata donde además, la gente va para sentarse en las grandes mesas de la terraza para hablar con quienes ya estén sentados allí.

Hoy día, ya he acabado el curso, pero me quedo con un buen sabor de boca gracias a la oportunidad que me ha brindado Ready to Manchester, pero por supuesto también a las personas que han hecho que cada día allí sea especial, tanto, como para no poder esperar para volver allí. ¡Gracias!

-------------------------

Y así termina la experiencia y el relato del curso de Natalia. Si te gusta lo que lees y tú también quieres aprender inglés y tener una historia inolvidable que contar como ella, o como la de Virginia (enfermera) Luis (fotógrafo, curso FCE) Sara (profesora, orientación laboral) o como la del resto de nuestros estudiantes, contacta con nosotros sin compromiso aquí.

De nuevo, damos las gracias a Natalia y adjuntamos las fotos de su testimonio.




 

 

Post Relacionados